Yo me sumo | Discapacidad

Escribe 3 o más caracteres para comenzar a filtrar:

Todos respiramos y vivimos el fútbol, nuestra sangre es celeste y ya tenemos nuestro primer equipo de fútbol adaptado para amputados en Uruguay. ¿Qué tan adaptado? Este deporte se juega en una cancha de futbol de 40 x 60, con 6 jugadores de cancha sin prótesis de pierna ayudados con bastones canadienses y 1 arquero amputado de brazo, en 2 tiempos de 25 minutos.Hoy, más de 50 países forman parte de esta disciplina adaptada y nuestro equipo “Fútbol de amputados del Uruguay” queremos participar en el Mundial de Fútbol en México, el próximo 24 de octubre al 5 de noviembre 2018.Somos una organización sin fines de lucro, que lleva la celeste en el corazón de cada uno más allá de las limitaciones.De corazón necesitamos de tu solidaridad para lograrlo y cumplir el sueño de quienes a pesar de las limitaciones físicas no abandonan la esperanza de llevar la celeste y poner en alto el nombre de nuestro país.

Vamos $U 380, necesitamos $U 3000

13% completo
Somos un grupo de chicos con diferentes capacidades unidos por el amor a los caballos, por lo que conformamos un equipo de equitación siendo esta nuestra pasión. Nos preparamos, practicamos y soñamos para participar en las próximas olimpiadas especiales que se realizarán en Colombia en junio de 2019, para lograrlo debemos cubrir los gastos que están bastantes lejos del alcance de nuestras familias.Algunos de nuestros compañeros han podido asistir en otras oportunidades y nos cuentan que es una experiencia única que sin duda nos encantaría vivir, pero nuestro anhelo es dejar en alto nuestra bandera representando nuestro país. Sabemos que los sueños pueden hacerse realidad si trabajamos unidos, así que esta vez necesitamos de tu solidaridad para hacerlo posible. Súmate que juntos somos más.  

Vamos $U 1.010, necesitamos $U 28864

3% completo
Julio Domínguez tenía un tumor en la nariz, en junio de 2016 fue intervenido por primera vez con éxito, pero cuando le extirparon el tumor perdió la extremidad y desde entonces que comenzó a respirar por la boca, ahogándose si se fatiga. Sus médicos le dijeron que podrían reconstruír su rostro, más específicamente su nariz y para eso debía realizarse dos operaciones; en la primera le quitaron un hueso de su costilla para ponerlo en su rostro pero este hueso no funciónó, por lo que tendrían que volver a hacer la operación, sin embargo, esta pondría en riesgo su vida. Entonces Julio decidió que prefería vivir así que correr el riesgo en una operación que podría dejar a sus 4 hijos y su nieta sin parte de su familia. Después de todo esto, comenzó a buscar trabajo y se encontró con que no lo tomaban en ningún empleo, desde que respira por la boca se fatiga mucho hasta hablando. Han pasado 2 años y Julio sigue sin trabajar, hace algunas changas o pide en las calles para alimentar a su familia, pero no es suficiente. Ahora Julio necesita del buen corazón de todos para recaudar al menos $4.500 para llevar comida a su hogar. Súmate que juntos somos más. https://www.facebook.com/raquel.gasso.9/videos/10156572910319974/

Vamos $U 700, necesitamos $U 4500

16% completo
Leandro Ribeiro de 20 años vive en Artigas, su ciudad natal. Hace 2 años estaba viviendo en Paysandú y sufrió un terrible accidente en su moto que lo dejó postrado en una cama.Leandro tenía una vida tranquila, estudiaba y trabajaba en una carpintería y gomería para salir adelante con su pequeño de solo unos meses, ahora está luchando para poder vivir de la forma más digna posible.Aquella noche, su hermana Natalia quién al no saber nada de él lo buscó por todas partes, llegó a un hospital sanducero, donde le dijeron que Leandro “no murió porque llevaba casco”.Estuvo 25 días en CTI, allí le realizaron un tratamiento intensivo y varias cirugías, luego lo trasladaron a la ciudad de Artigas donde pasó 4 meses más en cuidados intensivos. Estos cambios trajeron como consecuencia la baja de sus defensas al punto que ahora pesa lo mismo que un niño de 8 años por lo que no puede recibir tratamiento. Leandro quedó parapléjico, no habla, no camina, se mueve poco, se traslada en una silla de rueda donada por la Teletón y debe comer cada 3 horas por una gastro; esto obliga a su madre a trabajar desde casa, a veces hace comida para vender que es lo que menos se le dificulta. Hasta hace un tiempo el hospital le entregaba los pañales, pero ya dejaron de hacerlo, por suerte su madre Celeste pudo hacerle un baño en su habitación pues hasta entonces lo bañaban en la cama. A pesar de que su madre hace lo que puede, necesita del apoyo de todos para darle una mejor calidad de vida, el alimento diario y una emergencia médica es lo más importante. Súmate por Leandro, juntos podemos ayudarlo. 

Vamos $U 7.140, necesitamos $U 10000

71% completo