Yo! me sumo | Discapacidad

Escribe 3 o más caracteres para comenzar a filtrar:

Discapacidad

Mi nombre es Sonia, soy la mamá de Joel, vivimos en San José, Cuidad del Plata, él tiene 17 años y dentro de poquito en julio, cumplirá 18 años. Hace 3 años casi, exactamente el 28 noviembre del 2016, fue diagnosticado con Sarcoma de Ewing, un tumor maligno de células neoplásicas ubicadas en los huesos y en tejidos blandos, como la pelvis, el fémur, el húmero, y las costillas. Lamentablemente la enfermedad cada vez lo hace más dependiente, actualmente Joel casi no puede caminar por el dolor y depende de mí para todos sus quehaceres. Hoy Joel necesita una silla de ruedas, actualmente tiene que nos prestaron, pero ya no es de utilidad para nosotros; se le dificulta mucho poder trasladarse en ella, y el asiento le termina causando más dolor del que ya tiene. Necesita ser trasladado cada vez que debe asistir a consultas, realizarse algún examen o ir a emergencia en el Hospital Policial, depende cada vez más de los demás. Con una silla que pueda plegarse, o sea, pueda ser transportable para todos lados, y que tengan los apoyos necesarios, podremos transitar mucho mejor esta difícil situación y facilitar cada ida a consulta en el Hospital. La cotización que nos pasaron desde “Autonomia” uno de los lugares más baratos que encontramos, para una silla de ruedas hecha a medida acorde a las necesidades de Joel, cuesta USD 4.500, fabricada en EEUU. Yo soy policía, y en estos momentos estoy de licencia médica para poder hacer frente a las necesidades de mi hijo, espero muy pronto poder retomar mi labor. Por ahora estamos con muchos gastos en pañales, medicamentos y artículos de higiene, y se nos hace imposible costear su valor. Es por eso que recurrimos a los corazones solidarios que puedan ayudarnos para mejorar la calidad de vida de mi hijo. ¡Muchas gracias a todos por sumarse!

OBJETIVO $U 160.000

0% completo

Vamos $U 720

Discapacidad

Mi hermano Agustín, tiene 19 años. Somos del barrio Flor de Maroñas en Montevideo. El pasado 17 de marzo alrededor de las 21:30 hs nos cambió la vida por completo. Estábamos en un cumpleaños cuando Agustín salió con un amigo en moto hacía su casa en busca de un abrigo. A solo cuatro cuadras, mientras Agus estaba esperando en la vereda, hubo disparos entre una moto y un auto; uno de esos disparos lo alcanzó, justo en su columna y Agus cayó al piso sin poder moverse, casi inconsciente. Pasado unos 15 minutos llegamos al lugar encontrándolo en esa situación; fue trasladado de emergencia en estado grave al centro de salud barrial y luego a CASMU, su mutualista sin darnos mucha información de su estado. Tras realizarle una tomografía, constataron que la bala rozó el pulmón causando una lesión leve y quedó alojada en la médula, provocando paraplejia. Estuvo 32 días en CTI del CASMU luchando por su vida, de los cuales 4 días permaneció en coma inducido, con tubos, respirador artificial, traqueotomía y drenajes en el pulmón para extraer líquido y coágulos. El diagnóstico mencionado por los médicos fue “lesión medular Nivel C7, paraplejia”. Después de más de un mes en cuidados intensivos lo pasaron a sala, donde le están realizando fisioterapia, tratamiento con urólogo y psicólogos. Ya llevamos dos semanas y si todo marcha bien en los próximos días le darán el alta. Agustín trabaja por medio de INAU a través del programa “yo estudio y trabajo” y por eso el BPS le cubre la mutualista, pero las fisioterapias y tratamientos debemos pagarlos luego que le den el alta, además de los tickets, traslados y sobre todo muchos pañales que son en lo que más gastamos actualmente. Pero, lo más difícil será comprar los insumos que Agustín necesita para continuar con el tratamiento y la rehabilitación. Se trata de una cama articulada, vendas, medias elásticas y pañales de adulto.

OBJETIVO $U 40.000

18% completo

Vamos $U 7.250

Discapacidad

Mi nombre es María Isabel Lisovik vivo en Paysandú y padezco una severa discapacidad motriz desde mi nacimiento. La enfermedad se conoce como "Charcot–Marie–Tooth". Es una neuropatía degenerativa que va debilitando los músculos y huesos, principalmente de las piernas, los brazos y luego todo el cuerpo progresivamente.Actualmente ya no puedo caminar, a pesar de ser operada muchas veces, ando en una silla de ruedas común, pero con malos resultados porque no puedo movilizarme sola.A mis 56 años, me siento una persona útil, sin embargo, hay muchas cosas que no puedo hacer debido a mi situación y por lo cual me veo limitada. Tuve una silla de ruedas eléctrica usada que me habían donado, pero lamentablemente se quemó y no hubo repuestos para repararla porque era muy antigua; ahora hace más de 5 meses que dependo de otras personas paras las tareas diarias.Actualmente vivo solamente de una pensión y no cuento con los recursos necesarios, por eso es que acudo a la ayuda de personas con buen corazón para comprar una silla eléctrica y recuperar la autonomía que perdí para mis actividades. Súmate para poder tener la oportunidad de una vida mejor ¡Juntos somos más!

OBJETIVO $U 65.000

2% completo

Vamos $U 1.300

Discapacidad

Leandro Ribeiro de 20 años vive en Artigas, su ciudad natal. Hace 2 años estaba viviendo en Paysandú y sufrió un terrible accidente en su moto que lo dejó postrado en una cama.Leandro tenía una vida tranquila, estudiaba y trabajaba en una carpintería y gomería para salir adelante con su pequeño de solo unos meses, ahora está luchando para poder vivir de la forma más digna posible.Aquella noche, su hermana Natalia quién al no saber nada de él lo buscó por todas partes, llegó a un hospital sanducero, donde le dijeron que Leandro “no murió porque llevaba casco”.Estuvo 25 días en CTI, allí le realizaron un tratamiento intensivo y varias cirugías, luego lo trasladaron a la ciudad de Artigas donde pasó 4 meses más en cuidados intensivos. Estos cambios trajeron como consecuencia la baja de sus defensas al punto que ahora pesa lo mismo que un niño de 8 años por lo que no puede recibir tratamiento. Leandro quedó parapléjico, no habla, no camina, se mueve poco, se traslada en una silla de rueda donada por la Teletón y debe comer cada 3 horas por una gastro; esto obliga a su madre a trabajar desde casa, a veces hace comida para vender que es lo que menos se le dificulta. Hasta hace un tiempo el hospital le entregaba los pañales, pero ya dejaron de hacerlo, por suerte su madre Celeste pudo hacerle un baño en su habitación pues hasta entonces lo bañaban en la cama. A pesar de que su madre hace lo que puede, necesita del apoyo de todos para darle una mejor calidad de vida, el alimento diario y una emergencia médica es lo más importante. Súmate por Leandro, juntos podemos ayudarlo. 

OBJETIVO $U 40.000

54% completo

Vamos $U 21.535